¿Estoy trabajando en lo que quiero?
¿Estoy viviendo con quien quiero vivir?
¿Estoy viviendo en el lugar que quiero vivir?

Una vez al año o en cada situación crítica en la que nos podamos sentir inmersos, hacernos las tres preguntas nos dará una perspectiva general de nuestra situación. Es importante no juzgarse por contestar un NO a las tres. La vida a veces es lo suficientemente compleja como para haber tomado caminos alejados de lo que realmente queremos. 
Lo importante es saber dónde estamos y a dónde queremos llegar. Ser conscientes de eso ya es el primer paso para dirigirnos hacia allí.

¡Mucha suerte en tu camino!