Agenda cerrada hasta OCTUBRE 2024 por baja médica. Disculpen las molestias

Si tienes un miedo insuperable a las agujas, no sigas, es una de las contraindicaciones de esta técnica que usamos los fisios.

Si no es así adelante, puedes seguir.

Te cuento mi historia con la punción.

Tenía una ciática en mi pierna izquierda desde hacia 4 meses, me estaba tratando un profesor de la universidad con terapia manual, iba mejor, pero no estaba fino.

Empiezo en esas fechas el postgrado de punción seca. En el primer módulo de fin de semana, le cuento al profesor, Orlando (un genio de la punción y traductor ya entonces del manual original americano, 2000 páginas, ahí es nada), como estoy, y me dice que me trata antes de volver a coger el AVE de vuelta a Madrid.

Orlando no me trata, me maltrata, me pincha en 20 minutos 8 o 10 puntos en diferentes músculos, que les llama puntos gatillo.

Vamos, que el tío me deja como un colador.

Salí de esos 20 minutos super dolorido, y encima el capullo me dice que lo lleve conduciendo a la estación del AVE. Pensé que no podría, pero sí, lo pude llevar y luego depositarme en casa a descansar.

¡No volví a tener dolor ciático hasta el siguiente módulo un mes después! ¡bendito Orlando!

Me dije, Angelito, aprende bien esto que te enseña Orlando, que funciona.

¡Pero es que no recibí ningún tratamiento más para ese problema en 5 años!

Y volviéndome a tratar con punción, solucioné el único episodio que he vuelto a tener y que duró apenas dos semanas.

Ahora saca conclusiones:

Parece una técnica efectiva. LO ES.

Se usa para la ciática. (Ese es mi testimonio) SE UTILIZA PARA TODOS LOS DOLORES DE ORIGEN MUSCULAR.

Duele un montón cuando la recibes y te deja dolorido. DUELE, Y LUEGO DEJA AGUJETAS A CASI TODO EL MUNDO ENTRE 24 Y 48 HORAS. Y PASADAS, APARECE LA MEJORA

Punción seca en la sesión de fisio

Y ahora. Te explico con detalle que pasa cuando hacemos una punción, para que sepas que pasa y desmitifiquemos cualquier temor que tengas.

Primero valoro si es necesario tratarte con punción, y si es así, te diré que puntos trataré.

Por cada uno de ellos ocurrirá esto:

Desinfectaré la zona con clorhexidina al 2% (un excelente desinfectante de la piel), suele estar frío pero aviso.

Procederé a realizar la punción propiamente dicha, la entrada de la aguja debe ser prácticamente indolora, se nota un pequeño golpe o pinchazo breve, si aquí notas dolor intenso o quemazón (lo que ocurre en muy raras ocasiones, es que se ha alcanzado una terminación nerviosa libre o un capilar muy superficial), se saca la aguja inmediatamente y el dolor también desaparece inmediatamente, y movería el lugar de entrada de la aguja 1-2 mm;

Una vez insertada la aguja, la llevo a la profundidad y estructura diana;

Comienzo entonces un movimiento de entrada y salida rápida de la aguja (técnica de Hong), y es la parte en la que se provoca dolor, normalmente el dolor por el que has venido a la consulta, y provocártelo es un punto favorable para que tu dolor evolucione hacia una mejoría, esta entrada y salida rápida de la aguja viene a durar entre 20 y 40 segundos.

Ahí acaban los 2 minutos de mal rato.

Por último saco la aguja y coloco un algodon comprimiendo la zona para que no se produzca inflamación de la zona y/o hematoma (aunque a veces en personas con la circulación regulera o bien con tratamientos anticoagulantes es inevitable que aparezcan).

A partir de ahí lo normal es que tengas un dolor medio unos minutos y luego se convierta en una sensación de agujeta unas 24-48 horas cuando uses el músculo. Hay personas, pocas, que no notan ninguna molestia después de la punción y tengan un alivio inmediato, y hay personas, pocas también, que les duren las agujetas hasta una semana después. 

Lo habitual es necesitar tratarte los dolores musculares entre una y tres sesiones de punción, dejando entre una semana y quince días de espacio entre ellas. Si llevas mucho tiempo con el dolor puede ser alguna más, pero irás notando la mejoría.


En mi propia experiencia, tanto personal y profesional, la punción seca ha sido con diferencia la técnica más efectiva para el alivio duradero del dolor muscular.